La importancia de lo plazos de Instrucción

A través de este artículo es de interés poner de relieve la necesidad de estudiar los plazos de duración de la instrucción penal

Tanto en el caso de que ejerzamos la defensa como acusación en un procedimiento, no debemos perder de vista el plazo de 12 meses previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Su regulación la encontramos en el artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dispone:

1. La investigación judicial se desarrollará en un plazo máximo de doce meses desde la incoación de la causa.

Si, con anterioridad a la finalización del plazo, se constatare que no será posible finalizar la investigación, el juez, de oficio o a instancia de parte, oídas las partes podrá acordar prórrogas sucesivas por periodos iguales o inferiores a seis meses.

Las prórrogas se adoptarán mediante auto donde se expondrán razonadamente las causas que han impedido finalizar la investigación en plazo, así como las concretas diligencias que es necesario practicar y su relevancia para la investigación. En su caso, la denegación de la prórroga también se acordará mediante resolución motivada.

2. Las diligencias de investigación acordadas con anterioridad al transcurso del plazo o de sus prórrogas serán válidas, aunque se reciban tras la expiración del mismo.

3. Si, antes de la finalización del plazo o de alguna de sus prórrogas, el instructor no hubiere dictado la resolución a la que hace referencia el apartado 1, o bien esta fuera revocada por vía de recurso, no serán válidas las diligencias acordadas a partir de dicha fecha.

4. El juez concluirá la instrucción cuando entienda que ha cumplido su finalidad. Transcurrido el plazo máximo o sus prórrogas, el instructor dictará auto de conclusión del sumario o, en el procedimiento abreviado, la resolución que proceda

Lecrim

A la vista de lo cual, la fecha inicial del plazo será el coincidente con el de la incoación de las Diligencias Previas; desde el cual se dispondrá de un plazo de 12 meses para llevar a cabo la instrucción.

En relación a este asunto, en una causa en la que ejercíamos la defensa, y al considerar que los plazos habían finalizado, la Audiencia estimo nuestro recurso:

resolviendo que no era posible la práctica de diligencias complementarias.

¡Por tanto, no pierdas de vista el artículo 324 de la Ley de enjuiciamiento criminal, en una defensa o acusación penal!

Sin comentarios

Publicar un comentario